fbpx
Leyendo ahora
Cuéntale a tus hijos el origen del árbol de navidad

Cuéntale a tus hijos el origen del árbol de navidad

Avatar
Pocketbloggers Magazine - Cuéntale a tus hijos el origen del árbol de navidad

Curiosamente, como la mayoría de las costumbres navideñas, el Árbol de Navidad tiene un origen precristiano, remontándose, según algunos investigados al antiguo Egipto y Babilonia.  

Las leyendas cuentan que de un tronco muerto, en los días alrededor del solsticio de invierno (para el hemisferio norte), empezaban a brotar retoños verdes dándole nuevamente vida al árbol seco.

No siempre fue una conífera, en el caso egipcio se dice que fue una palma, cuyas ramas verdes eran llevadas a casa simbolizando el renacer de Ra, el Sol;  en Roma, el abeto;  para los celtas, el roble;  dependiendo del lugar geográfico el Árbol de Navidad era diferente, pero su simbolismo era el mismo.

En los antiguos pueblos nórdicos, en la fecha del solsticio de invierno, se colocaba un árbol de hoja perenne, sea abeto o pino, al cual se le adornaba, simbolizando éste el mítico Yggdrasil, el Árbol de la Vida y del Universo. Con la evangelización, los cristianos tomaron la idea del árbol para darle el significado del nacimiento de Jesús.  En Roma se adornaba el árbol con cerezas rojas como parte de las Saturnalias, fiestas en honor a Saturno, en las cuales se entregaban regalos, se bailaba, se comía y se bebía, celebrando también la fertilidad.

En Europa, en el siglo VII, se cuenta que un santo cristiano, san Bonifacio, destrozó con un hacha el antiguo y pagano Árbol de la Vida, sembrando otro en su lugar, al cual le adornó con manzanas y velas; las manzanas recordaban la tentación que llevó al pecado original y las velas la luz de Cristo.

En el siglo XV, cuenta la leyenda que Martín Lutero, mientras viajaba de noche, miró cómo las estrellas se reflejaban en la nieve de los pinos recordándole la estrella de Belén, y decidió cortar uno y llevarlo a su casa, le adornó con manzanas, nueces y velas, simbolizando los dones dados por el nacimiento de la divinidad.

Ver también
Pocketbloggers Magazine - Cromoterapia: lo más innovador para la sanación a través del color

Es importante rescatar el antiguo simbolismo del árbol que es la unión del ser humano con la divinidad y de la divinidad con el ser humano.

Un cuento dice que recién nacido el Niño Jesús, empezó a llorar sin causa aparente, la Virgen María no sabía qué hacer para calmarlo.  Nada daba resultado para parar el llanto del Niño.  Junto al pesebre había un gran pino que se mecía con el viento, las estrellas del cielo, conmovidas por las lágrimas decidieron bajar y posarse en el árbol, quedando éste hermosamente iluminado.  El Niño Jesús, al alzar sus ojos miró el divino espectáculo y no sólo que dejó de llorar sino en su rostro se dibujó una inmensa sonrisa.

© 2019 POCKETBLOGGERS MAGAZINE. TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS. PROHIBIDA LA REPRODUCCIÓN TOTAL O PARCIAL DE ESTE CONTENIDO.
Ir al inicio